Archivo de la etiqueta: tic

¿Por qué falla la implantación de software libre en Educación?

No he podido evitar dar un respingo en mi asiento del metro mientras leía algunas de las argumentaciones que @xarxatic nos ha traído con su post “¿Por qué falla la implantación de software libre en Educación?“. Creo firmemente que alguna de estas argumentaciones atenta contra la filosofía de fondo que subyace en el software libre. Paso a comentar:

Demasiada dispersión en el desarrollo de las distribuciones educativas:

La libertad primera del SL habla de “la libertad de estudiar cómo funciona el programa, y cambiarlo para que haga lo que usted quiera“, basado en un principio de diversidad que, en otros aspectos, defendemos acérrimamente en nuestra Educación. Este principio es el eje a partir del cual se articula todo el movimiento de SL: las personas debemos tener el control sobre las máquinas y no a la inversa (Microsoft). Pretender que todas las administraciones educativas se pongan de acuerdo para elaborar una misma distro me parece dar un paso atrás en la concepción de libertad. La diversidad de distribuciones es lo que precisamente hace rico un sistema linux, porque el usuario puede escoger, adaptar y ergonomizar su máquina en base a sus propias necesidades. ¿Por qué no lo iban a poder hacer las administraciones?

Aclarando aspectos importantes que podrían despistar al lector neófito en el tema, una distro no es más que un paquete de programas básicos del cual se parte, por lo que esto no plantea ningún problema real en las escuelas. En cuanto a entornos gráficos, hay unos pocos pero los más interesantes desde mi perspectiva son dos: Gnome y KDE; de todas formas, las variaciones que puedan haber de uno a otro tampoco presentan un problema, ya que la arquitectura de fondo de cualquier sistema Linux (kernel) es la misma te cojas la distribución que te cojas. Es cuestión de acostumbrarse a ver “colores diferentes” en nuestras pantallas, como lo hacemos con el color de la piel de las personas, y a prestar atención donde damos los clics, un ejercicio -dicho sea de paso- interesante y muy educativo 😉

El problema de fondo, real, es que al final las administraciones se limitan a crear una distro que no miman ni cuidan (suelen tener una fea presentación, ser poco ergonómicas y habitualmente quedarse desactualizadas). ¡Esto es un problema! Otro problema que veo no hacen comparativas de sus creaciones: ver qué hace el “vecino” y si está mejor que lo mío, aprender de ello. Al final esto se convierte en una pugna por ver quién es el más guay invirtiendo los menos recursos posibles. ¡Esto también es un problema!

Falta de formación de los miembros de la comunidad educativa

En este punto estoy completamente de acuerdo. Como todo en lo que a un sistema social se refiere, los cambios siempre son lentos. Según estudios recientes, Linux sólo cuenta con un 5,3% de cuota de mercado lo cual, aunque es esperanzador, aun sigue siendo minoritario. Es importante fomentar el uso de sistemas Linux desde las escuelas, pero como en todo, se trata de hacerlo de una manera coherente. Claro, que si el sistema educativo no se preocupa de formar bien a sus futuros docentes, ¿por qué iba a proponer una formación sensata en materia de informática?

Acompañamiento en dar el salto de privativo a libre inexistente

¿Que “los foros para preguntar dudas adolecen de un feedback continuo y válido”? En todo mi tiempo con Linux jamás me ha quedado una pregunta sin responder. Creo que esto se resume en una cuestión de habilidad en la búsqueda. ¿Puede ser?

Sistemas duales que hacen que se opte por lo conocido

Soy usuaria de Linux desde hace 10 años; me fascina el movimiento que hay detrás de él; y aun así, mi ordenador es dual aunque lleve 3 años sin entrar en Windows. No quiero cerrarme ninguna puerta, porque ante todo me interesa mi comodidad (¿acaso hay alguien que no busque su comodidad?) en todo momento cuando me siento delante del ordenador. Y, por supuesto, mi sistema Windows es pirata 😉 porque soy consciente de que la piratería NO es el problema. Como decía en el ítem anterior, Linux sólo cuenta con una cuota de mercado del 5,3%; una explicación aplastante de esto es que la mayoría de la industria informática diseña programas que sólo funcionan en una arquitectura Windows. El interés económico, como señala Toni en un comentario al post, es fundamental y determinante en este aspecto.

Este dato nos dice, además, que la mayoría de nuestro alumnado tiene un sistema Windows en casa porque es el sistema que les permite jugar on-line a sus vídeojuegos preferidos. También es cierto que muchos tienen Windows por desconocimiento de la alternativa, pero en cualquier caso, la realidad mercantil en materia de informática está ahí fuera y no podemos ignorarla. Y de hecho, a mí me parece enriquecedor que haya opciones de todo tipo (código abierto, código privativo; programario gratuito, programario de pago…) porque es lícito y porque genera una competencia constructiva e interesante que redunda en un mejor producto para el usuario final. ¿Por qué tememos lo privativo y de pago?

Desde mi perspectiva, las escuelas deberían implementar un programa curricular atractivo para potenciar el uso de sistemas (en plural) Linux, basado en la propia experiencia. Poder editar código es una experiencia que puede “enganchar” y provocar curiosidad para seguir “investigando” un sistema Linux. Crear pequeños programas o adaptar programas a sus propias necesidades empodera a nuestros alumnos, y si acompañamos este trabajo (transversalmente con la asignatura de Filosofía, propongo) con un estudio de los valores subyacentes al movimiento de SL estaremos educando en una ciudadanía fraternal, igualitaria y libre.

Pero esta formación debe incluir la realidad que hay fuera de la escuela, invitarles a nuestros alumnos a compartir en su ordenador dos sistemas diferentes: Linux y Windows, para que puedan escoger en todo momento qué sistema les conviene más utilizar en su propósito de acercarse al ordenador. La escuela debe ser un modelo a seguir más allá de sus cuatro paredes. La escuela imprime unos valores que deben ajustarse a la realidad social y económica, en beneficio último de sus usuarios: el alumnado. Pretender que nuestros ordenadores en las escuelas sean monosistemas es negar la realidad y, por tanto, privar de dar un salto cualitativo a nuestro alumnado en materia de TIC, donde la base es la interacción que hacemos con nuestro ordenador.

Contratos en vigor de las Administraciones educativas que están prolongando con suministradores de soft privativo

En este punto, también estoy completamente de acuerdo y va en la línea del poco cuidado que las administraciones muestran ante sus distribuciones Linux que comentaba en el primer punto. ¿Desde cuándo una administración pública tiene un interés de lucro? Quizás es que mi concepción de lo público se quedó en aquella utopía que hablaba del Estado del Bienestar… pero no lo entiendo, no.

Resumiendo

  • Interés lucrativo por parte de las administraciones públicas.
  • Poca atención administrativa a las propias distribuciones Linux y poca comunicación inter-administrativas para crear vínculos de competencia sanos y constructivos.
  • Competencia desleal y destructiva entre las administraciones educativas.
  • Falta de formación y de información en el cuerpo docente en sistemas Linux y en su filosofía de fondo.
  • Habilidades informáticas (en el sentido amplio de la expresión) poco desarrolladas, y poca curiosidad e iniciativa para desarrollarlas debido a una concienciación pobre sobre las TIC.
  • Negación de una realidad económica y social externa que atraviesa, indudablemente, la dimensión informática.

Sí, el educador vuelve a encontrarse solo en su cruzada para construir una Educación digna y basada en la excelencia. Y llegados a este punto, ¿nos cruzamos de brazos o empezamos a mirarnos la realidad con ojos y energías renovadas? Toca los pies, lo sé pero, ¿acaso no resulta también motivadora esta oportunidad de crear algo de la nada?

¿Qué podemos hacer para implementar coherentemente un sistema Linux en nuestras escuelas?

Anuncios

Revisión al programa de Escuela 2.0

Algunos datos interesantes:

  • El 72% de los europeos considera que la red mejora sus posibilidades de aprender.
  • La cifra se eleva hasta el 86% en el caso de los españoles.
  • La cifra de ordenadores por alumnos ha pasado del 7,7% en el 2004 al 22,2% en el 2009.

Según datos de 2010 del Instituto Nacional de Estadística (INE),

  • El 87,3% de los niños entre 10 y 15 años son internautas.
  • El 82,9% utiliza internet para trabajos relacionados con el colegio, por encima del 76% que lo usa para ocio.
Según un reciente estudio elaborado en el marco de la Unión Europea,
  • El 90% de los españoles opina que la red ha mejorado su capacidad de estar informado.
Según el Estudio la Sociedad de la Información en España 2010, elaborado por la Fundación Telefónica,
  • El 23% (y sigue aumentando) de las empresas europeas ofrece ya formación online o e-learning a sus empleados.

La crisis, la necesidad de reciclase profesional y el avance de la tecnología son algunos de los factores que contribuyen a que la red se convierta en un canal creciente de formación. En este sentido, es una evidencia que internet se está convirtiendo en un elemento fundamental para la educación, tanto en la formal como en la no formal y autodidacta, a la hora de encontrar información.

¿Cómo incorpora estos cambios la escuela?

En España se ha implementado un programa que durante cuatro años (desde el 2009 hasta el 2013) pretende distribuir más de 1.500.000 ordenadores portátiles para los alumnos, más de 80.000 ordenadores para los profesores y las aulas, así como dotar de equipamiento a unas 80.000 aulas digitales. Los beneficiarios serán especialmente aquellos alumnos de 5º y 6º de Primaria y 1º y 2º de ESO. A excepción de la Comunidades Autónoma de Madrid y la Comunidad Valenciana, el resto de comunidades se han sumado a la participación del programa.

Este programa, Escuela 2.0, busca integrar las tecnologías de la información y de la comunicación (TIC) en los centros educativos con el objetivo último de poner en marcha las aulas digitales del s. XXI en consonancia con la realidad social y tecnológica que comentaba más arriba. De esta forma, el programa Escuela 2.0 no sólo se basa en la dotación de recursos TICs a los alumnos y a los profesores, sino que además busca promover la formación en esta materia del profesorado.

Hasta aquí todo correcto. Sin embargo, ¿en qué consiste esa formación al profesorado en las TIC? Desde ITE-Formación hacemos una revisión rápida:

Existen las siguientes posibilidades para que los profesores y las profesoras que trabajan en centros públicos puedan formarse en materia de nuevas tecnologías de la información y de la comunicación:

  • Formación en Red del profesorado: servidor que pertenece al Instituto de Tecnologías Educativas, dirigido al profesorado de cualquier nivel educativo. En este espacio virtual se ofrecen materiales, cursos y experiencias específicos al programa Escuela 2.0.
  • Aula Mentor: sistema de formación abierta, libre y a través de Internet promovido por el Ministerio de Educación de España y diseñado para el impulso del Aprendizaje a lo largo de la vida en la población adulta. Los cursos en abierto posibles en la actualidad son 6, y trabajan operatoria de teclado, ofimática básica y Photoshop.

  • CIDEAD: el Centro para la Innovación y Desarrollo de la Educación a Distancia (CIDEAD) tiene la función de coordinar y organizar los elementos y procesos de la educación a distancia, así como de facilitar el acceso a la educación de las personas adultas y del alumnado en edad escolar que, por circunstancias personales, sociales, geográficas u otras de carácter excepcional, se ven imposibilitados para seguir enseñanzas del sistema educativo en el régimen presencial ordinario. En lo relativo a la formación en las TIC, se ofrece un curso de Educación a Distancia que “pone a disposición del profesorado contenidos y recursos didácticos adaptados a la realidad y a las exigencias de la Educación a Distancia en la sociedad actual“.
  • IFIIE: la misión específica del Instituto de Formación del profesorado, Investigación e Innovación Educativa es la mediación entre el conocimiento generado en materia educativa y la toma de decisiones, sobre todo desde la administración educativa del Estado, pero también desde las autonómicas o desde los centros escolares, así como desde las administraciones supranacionales.

A parte de las dificultades que personalmente le encuentro al hecho de coincidir con los periodos de inscripción a los cursos poco adaptados a las necesidades particulares del profesorado, la mayoría de los cursos están orientados a ofrecer una serie de recursos que pueden utilizar en las aulas y, sin embargo, es inexistente la formación relativa a la metodología propia de un aula digital. En mi opinión, este es el grave error del Programa Escuela 2.0 y de su inminente fracaso a efectos prácticos, ya que, al final, parece reducirse a una mera introducción de aparatos electrónicos dentro de las aulas. En este sentido, el desconocimiento por parte de la mayoría de profesores puede generar miedo y desinterés hacia estas tecnologías, imposibilitando una auténtica implementación del programa.

Por otro lado, no son pocas las quejas relativas a la conectividad en las aulas. Si bien es cierto que la conexión a la red en este país es deper se precaria, la conectividad en las escuelas públicas adolece de mayores problemas aun. Así, no son pocas las voces que se quejan de ello cuando la única alternativa ante la veintena de aparatos electrónicos estancados e inconexos es la frustración.

En mi opinión, creo que el programa se ha empezado, como todo en este país, por el tejado. Por consiguiente, creo que los pasos que deberían haberse seguido para implementar un programa tan ambicioso en unas condiciones mínimamente aceptables habrían sido los siguientes:

  1. Formar al profesorado: especialmente en metodologías 2.0, más que tecnologías 2.0. Personalmente, creo que este es el paso previo a cualquier implementación de una Escuela 2.0.
  2. Afianzar una red de comunicaciones realmente potente a nivel estatal: otros países desarrollados ya están navegando a velocidades aquí impensables y utilizan una tecnología que da mil vueltas a la nuestra.
  3. Renegociar el marco legal: una de las reformas más necesarias en este país que limita las posibilidades reales de conectividad es es en materia legal. Actualmente la ley prohíbe la distribución de conexión privando de posibilidades para una mayor conectividad a las personas y, por ende, a las escuelas. Todos salimos perjudicados a excepción de las compañías.
  4. Invertir bien los recursos: desde mi punto de vista, me parece innecesario hacer un gasto de 800 millones de euros en un programa de esta índole, y menos en una época de crisis como la que vivimos. Con la migración absoluta a software libre, se pueden reutilizar ordenadores que con otros sistemas operativos quedan obsoletos.
Las implicaciones educativas de las cosas bien hechas y de una forma sostenible son, además, un gran ejemplo para nuestro alumnado. ¿Por qué no educar desde la política también?
Dudas, sugerencias y correcciones en los comentarios 🙂

Twitter ayuda a organizar las ideas

J. es un chico que cursa 4º de ESO. Tras dos semanas de tutorización no puedo pasar por alto la cantidad de recursos de los que dispone para el aprendizaje. Y sin embargo le atenaza el miedo a los análisis de texto para catalán y castellano.

Los comentarios de texto para aquellos que quieren seguir estudiando son materia forzada. Mediante estos ejercicios el alumnado muestra sus habilidades para la lectura, la comprensión y la captación de ideas principales y secundarias, con la finalidad última de hacer transparentes sus capacidades de síntesis y de crítica. El desarrollo de estas capacidades, que debieran constituir el eje central en la enseñanza reglada incluso por encima de la aparentemente necesaria cantidad de datos, es lo que definirá de forma determinante a las personas de la sociedad futura y, por tanto, el rumbo que la misma tome.

Retomando a nuestro buen alumno J., y adaptando algunas de las ideas para el uso de Twitter en la educación que leí la pasada semana a través de Alex Puig, me pareció interesante incluir Twitter en nuestras sesiones como una forma atractiva de trabajar el comentario de texto. Tras una selección de blogs que resultan de una temática interesante para él, le propuse crearse una cuenta en Twitter y, tras una breve explicación del funcionamiento más básico, le insté a que diariamente me enlazara un post a su elección sintetizando en los 140 caracteres que permite Twitter las ideas principales del texto, una síntesis, o un posicionamiento crítico, de forma alternativa.

Mi propia experiencia en Twitter me ha mostrado que esta tecnología puede llegar a constituir una herramienta interesante en el desarrollo de habilidades de síntesis y organización mental. Paralelamente, se puede utilizar como una vía de comunicación alternativa entre educadorxs y alumnxs (y entre lxs propixs alumnxs) para hacer recordatorios, o para resolver posibles dudas, o para compartir archivos, vídeos, enlaces, etc. que puedan enriquecer el proceso de aprendizaje de lxs mismxs.

Ciertamente, las posibilidades que ofrece Twitter son tan grandes y amplias como nuestra creatividad nos permita. Y es que, a fin de cuentas, los límites de las tecnologías los marcamos nosotros mismos con nuestros usos.

_________

Edito [3 de abril de 2011; 19:50]:

Os dejo el enlace hacia un post que nos presenta más opciones para utilizar Twitter en clase.


Aula EdEm

¿Te atreves a diseñar tu interior?

A %d blogueros les gusta esto: