El fracaso educativo: homogeneidad y unidireccionalidad

Actualmente participo de la formación en un curso de Prisma sobre Alteraciones Graves de Conducta (AGC) en entornos educativos. Es un curso realmente interesante del que estoy aprendiendo mucho de la mano de los materiales, los profesores y los compañeros. A raíz de un debate en uno de los foros, con respecto a la reforma que se hizo el pasado viernes 29 de julio de 2011 (acceso de alumnado que NO obtiene el graduado en ESO a un ciclo formativo de grado medio), me apetecía compartir con vosotros algunas conclusiones a las que he llegado:

Capítulo 1: ¿Qué entendemos por sistema educativo?

Personalmente entiendo por sistema educativo el conjunto de recursos, personas, espacios e interacciones que se dan con tal de acompañar a los niños y a los jóvenes en un desarrollo integral de todas las dimensiones que le constituyen como persona (cognitiva, emocional y conductual), con el objetivo último de que se forme como futuro ciudadano libre (crítico y creativo), igualitario (justo) y fraternal (solidario y colaborativo).
Esto tiene dos implicaciones básicas: si queremos personas libres, igualitarias y fraternales:

  1. las hemos de educar desde la libertad, la igualdad y la fraternidad, y
  2. han de poder sentirse libres, iguales y fraternales.

Capítulo 2: Para educar, ¿es necesario seguir un único itinerario?

Nadie discutirá a estas alturas del partido que tenemos un sistema educativo fracasado. Uno de los aspectos más destructivos, a mi entender, de este sistema es la homogeneidad en todos los sentidos:

  • Todo el mundo ha de seguir un mismo itinerario.
  • Todo el mundo ha de seguir un mismo ritmo (curso/año).
  • Todo el mundo ha de estudiar los mismos contenidos y de la misma manera.
  • Todo el mundo ha de evaluarse de lo mismo y de la misma forma.
  • Todo el mundo…

Continuamos alimentando un discurso (el de la homogeneidad) que de sobras cuestionamos cuando lo enfocamos desde otra perspectiva (por ejemplo, las inteligencias múltiples: entonces todo el mundo entiende que el sistema ha de ser más heterogéneo, ¡¡porque está de moda!!).

Un sistema educativo, sin embargo, ha de permitir que todo estudiante pueda elaborar su propio itinerario. En lugar de la linealidad tradicional y pretendida (Infantil -> Primaria -> ESO -> Bachillerato -> Universidad -> Trabajo), se debería potenciar la multidireccionalidad, es decir, se trata de construir una red educativa donde la edad no sea el criterio-base para definir en qué punto se ha de estar, sino que la motivación y la iniciativa personal habría de ser el motor que nos fuera trasladando por los diferentes niveles al ritmo y en el orden que marquen nuestras necesidades del momento.

Esta forma de entender la educación lleva implícita una serie de aspectos importantes a poner sobre la mesa del debate educativo:

  • La formación personal (no profesional) ha de ser posible a lo largo de toda la vida.
  • Cada nivel ha de ser específico y concluyente: se trata de evitar la continua y monótona repetición de los mismos contenidos año tras año, y potenciar aprendizajes que intenten ser exclusivos y exhaustivos en la medida de lo posible (se entiende que hay aprendizajes que deben ser cíclicos como por ejemplo los relativos a las habilidades tecnológicas o a las habilidades emocionales y sociales…).
Os dejo aquí un ejemplo de cómo podría ser un sistema educativo específico y concluyente:
  • Infantil y Primaria: formación básica de la persona en habilidades de lectoescriptura, base de les matemáticas, educación emocional, musical y física, construcción mental de l’espai… etc.
  • ESO: profundización en ciencias, letras, autogestión emocional y gestión de les relacions, trato de la información, etc.
  • Formación Profesional: formación de las personas para puestos de trabajo técnicos (se deberían trasladar muchas actuales carreras universitarias como Telecos, Informática, etc.) tanto por lo que se refiere a contenidos como recursos personales y profesionales de la propia persona y del entorno (emprendedoría, por ejemplo).
  • Batxillerat y Universidad: preparación de las personas para la investigación, la ciencia, o para los estudios de larga durada (medicina, magisterio -hace falta una reforma, ¿no?-, política…).

Capítulo 3: En lugar de todo esto, ¿qué estamos entendiendo por FP?

Mi experiencia académica cuenta con un título en un CFGS (en la rama de la construcción) y un título en una carrera universitaria (Psicología). Quien se crea que con ¿¿poco esfuerzo?? conseguirán el título, o que no es justo que estos alumnos tengan más posibilidades (o facilidades) que los que siguen un itinerario ¿¿más costoso?? como es el de Bachillerato, carrera, etc., como he podido leer en algunas opiniones, me da a entender que no sabe muy bien de qué habla. Un ciclo de grado medio o de grado superior son unos estudios con un grado de dificultad importante, no son poca cosa que se tenga que desmerecer ni tienen nada que envidiarle al Bachillerato. El desconocimiento lleva a comparar cosas incomparables y obliga a poner jerarquías inncesarias y fuera de lugar.

En este sentido, una compañera del curso se preguntaba: ¿Dónde ha quedado el espíritu de sacrificio? Afortunadamente en ningún lugar, porque ya está bien de sacrificar vidas intentando “encarrilarlas” en un estilo de vida que puede encajar en muchas personas pero que es evidente que no encaja en otras tantas. Realmente, ¿tenemos derecho a escoger por estas personas? ¿Queremos formar personas responsables a base de escoger nosotros su propia opción de vida? ¡Paradójico!

Capítulo 4: Primeras conclusiones

Desde mi punto de vista, estudiar debería repensarse como una actividad agradable. ¿Os imagináis que de repente los niños y niñas tienen mono de ir a la escuela? Desde esta perspectiva, cualquier cambio o reforma educativa debería ir en esta vía, se trata de abrir posibilidades. No se trata de que unos tengan más facilidades que otros, sino de que cada uno pueda elaborar su propio itinerario, el más conveniente para esa persona. Y detrás, como siempre, debe haber un equipo de profesionales que se dediquen a orientar, a acompañar, y a acoger estas decisiones.

Nada de imposición, estimado siglo XXI…

Anuncios

Acerca de JuditMF

Psicóloga educativa (col. núm. 19373). Educadora emocional. Psicóloga coach. Ver todas las entradas de JuditMF

4 responses to “El fracaso educativo: homogeneidad y unidireccionalidad

  • Noam Chomsky: Premisas para la deseducación « Psicopedagogía crítica

    […] en el “¿cuánto se sabe sobre…?”. Sin embargo, los exámenes jamás deben ser el objetivo propio de la educación (muy al contrario de como está pensado nuestro sistema educativo, en verdad). “La enseñanza […]

  • Fe

    ¡Muy bueno! me ha gustado mucho tu visión. Realmente por ahí debería ir el cambio. Es una gran propuesta que todos deberíamos apoyar e ir construyendo. Si no, el tren de la educación, con una vía tan fija e inamovible se nos descarrila inevitablemente…

    • Judit Mercedes

      Muchas gracias, Fe, por tu comentario.
      Tu metáfora del tren me ha encantado. ¿Me das permiso para utilizarla en futuras ocasiones?
      Un saludo y gracias de nuevo 🙂

      • Fe

        ¡Por supuesto! 😉 Muchas gracias a ti por tu claridad y tu visión. Un abrazo

Tu opinión es importante para nosotras

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Aula EdEm

¿Te atreves a diseñar tu interior?

A %d blogueros les gusta esto: