Qué es Software Libre y qué no es

Cuando hablamos de Software Libre en realidad nos encontramos delante de una etiqueta que comporta no pocas confusiones. A menudo, cuando leemos esta etiqueta, solemos quedarnos con la vaga idea de que se refiere a algo de software. Por “software” entendemos el conjunto de programas, procedimientos y documentos relacionados con el sistema hardware de una máquina. Por tanto, parece que de lo que estamos hablando es de algo relativo a la informática. De la misma manera, con “libre” las interpretaciones suelen diferir de lo pretendido: la más común es la que establece una relación directa con la gratuidad. Si algo es libre lo que debe querer decir es que es gratis; como la barra libre. Una conclusión lógica de esta lectura de la etiqueta es que por software libre parece que hablamos de programas informáticos gratuitosNada más lejos de la realidad. Pero entonces, ¿a qué nos referimos realmente cuando hablamos de Software Libre?

Todo este tema se remonta a una experiencia personal que le tocó vivir a Richard Stallman cuando su impresora HP dejó de entenderse bien con su ordenador. Como experto y reconocido informático, el bonachón de Stallman solicitó a la compañía el código de la impresora para poder acceder al problema y así solucionarlo. Desde el otro lado del teléfono sonaron unas risitas de fondo acompañadas de una rotunda negativa. ¿Cómo iban a compartir la base de todo su negocio a otro informático?

En realidad esta es una experiencia que todos hemos vivido alguna vez en nuestras vidas: programas que dejan de funcionar, incompatibilidades de lenguajes… ¡¡en fin!! La diferencia en esta ocasión es que tal situación le hizo procurarse a Stallman unas cuantas preguntas. La más interesante: ¿cómo podemos aceptar que nuestras máquinas tengan control sobre nosotros cuando la relación tendría que ser a la inversa, es decir, ser nosotros los que tengamos pleno control sobre las máquinas? Rápidamente se dio cuenta que esto chocaba frontalmente con un aspecto clave de la informática conocida hasta la fecha: la privacidad. Este es el momento mágico en el que el genio de Stallman convierte una cuestión meramente informática (solventar un problema lingüístico entre dos máquinas) en una cuestión moral, una cuestión de libertades (versus control).

A nadie se le ocurrirá la idea de que al comprarse un libro, vaya implícita la obligación de comprar un traductor que le explique de qué va el libro; si yo me compro un libro quiero poder leerlo yo. Lo mismo pasa con una máquina: si yo me compro una máquina, quiero poder “leerla” yo. Esta es la cuestión meramente informática. Y con esto nos referimos a la campaña relativa al código abierto. Tampoco hablamos en esta ocasión de Software Libre; un despiste bastante común, no obstante.

Si bien es cierto que casi todo el software de código abierto es Software Libre y, por tanto, los dos conceptos describen casi la misma categoría de software, representan puntos de vista basados en valores fundamentalmente diferentes. La diferencia estriba, pues, en que el código abierto es una metodología de programación, mientras que el Software Libre es un movimiento social, que basa la idea de software libre en un imperativo ético porque solamente el software libre respeta la libertad del usuario; el software que NO es libre es un problema social, y la solución es parar de usarlo y migrar al software libre.

¿Qué libertades defiende el Software Libre?

Como decía más arriba, el Software Libre es un asunto de libertad, no de precio. Para entender el concepto debe pensarse en “libre” como en “libertad de expresión”, no como en “cerveza gratis”.

El software libre es una cuestión de libertad de los usuarios para ejecutar, copiar, distribuir, estudiar, cambiar y modificar el software. Más concretamente se refiere a los cuatro tipos de libertades para los usuarios de software:

  • La libertad de usar el programa, con cualquier propósito (libertad 0).

  • La libertad de estudiar el funcionamiento del programa, y adaptarlo a las necesidades (libertad 1).
    • El acceso al código fuente es una condición previa para esto.
  • La libertad de distribuir copias, con lo que puede ayudar a otros (libertad 2).

  • La libertad de mejorar el programa y hacer públicas las mejoras, de modo que toda la comunidad se beneficie (libertad 3).

Si observamos con detenimiento estas libertades, veremos que las dos primeras son de carácter meramente tecnológico. En cambio, la tercera y la cuarta son de un carácter más filosófico, un llamamiento a la solidaridad social.

Mi trabajo en el Software Libre está motivado por una meta idealista: difundir la libertad y la cooperación. Quiero alentar la difusión del software libre, reemplazando el software privativo que prohíbe la cooperación, y así mejorar nuestra sociedad, nos dice Stallman.

La libertad del código llama a la libertad social que lleva implícita la democratización del conocimiento. Esta última expresión relativa a la democratización del conocimiento se refiere especialmente a todo el marco legal del copyleft, el cual normativiza y legitima el uso del software tal y como se propugna en las libertades arriba citadas (en lo relativo a distribuir copias).

Nos gusta pensar que nuestra sociedad promueve el ayudar al vecino cuando en realidad nos acostumbramos a recompensar a alguien por obstaculización, o admiramos a alguien por la riqueza que obtienen de esta forma. Menuda contradicción, ¿no? La acumulación de software privativo es una expresión de nuestra disposición general a la indiferencia hacia el bienestar de la sociedad y el bien personal. El espíritu antisocial se nutre de sí mismo porque cada vez que vemos que la gente no nos ayuda, más vano nos parece ayudarlos. Y así la sociedad degenera en una jungla.

Si no queremos vivir en una jungla, debemos cambiar nuestras actitudes. Debemos empezar enviando el mensaje de que un buen ciudadano es aquel que colabora cuando es apropiado, no aquel que es exitoso cuando coge de otros.

El movimiento por el Software Libre contribuye en este sentido: al menos en un área, reemplazaremos la jungla con un sistema más eficiente que anime y se base en la cooperación voluntaria.

Para leer sobre la importancia del Software Libre en las escuelas, consulta el artículo aquí enlazado.

Comentarios, dudas, sugerencias o correcciones, escribid un comentario aquí abajo 😉

Acerca de JuditMF

Psicóloga educativa (col. núm. 19373). Educadora emocional. Psicóloga coach. Ver todas las entradas de JuditMF

9 responses to “Qué es Software Libre y qué no es

  • Quemasda

    Un texto muy claro y que ayuda a comprender las bases del concepto del software libre en la sociedad.

    En mi opinión, creo que poco a poco las personas se van concienciando sobre nuevas alternativas de software y esto sin duda alguna es muy positivo para todos. Los niños son el futuro de la sociedad y es importante mejorar el sistema educativo que actualmente existe si queremos ver un mundo mejor. El software libre ayudaría a las nuevas generaciones a expandir sus posibilidades creativas sin que ningún impedimento basado en licencias y de dinero les coloque obstáculos en su aprendizaje.

    En mi caso, llevo estudiando la comunidad del software libre desde hace mas de 12 años y he trabajado en el sector de la programación y las nuevas tecnologias de varias empresas. Tengo que añadir que el sector ha cambiado considerablemente hacia un sector mas solidario, menos privativo y con una participación mas social en la comunidad de programadores. Anteriormente, veía mas salidas profesionales para programadores que no compartian en la red su codigo fuente. La mayor parte, debido a la política de empresa. Pero actualmente, muchas empresas se van concienciando de los beneficios del FSF a la hora de ahorrar costes y compartir el código en la red. Con la mejora de sus programas, recibir nuevas ideas, feedbacks, etc.

    También, si las personas se inclinasen hacia una mayor utilización del software libre ayudaría a la innovación y al progreso de las nuevas tecnologias hacia un mundo donde toda la información se encuentre al alcance de todos sin restricciones. Pero todavía, a la humanidad le queda mucho por hacer para cambiar la raíz de este sistema que se sigue alimentando de la ignorancia de las personas. El cambio vendría dado mas por las mismas personas que el propio sistema. Creo que muchas personas siguen con la conciencia que es el sistema quien va a dar el cambio a mejor (a quien voto, que nueva propuesta voy a plantear al ministerio de educación, etc). Pero francamente, no lo veo así. Sino que somos nosotros mismos quienes haríamos el cambio. Y para ello, habría que empezar desde uno mismo. Como no consumir productos de software comercial, utilizar, ayudar y educar a nuestros familiares y amigos de las ventajas del software libre, compartir ideas y software libre, …

    Bueno Judit, espero que tus ideas sigan fluyendo y sigas aportando nuevos granitos de arena que mejore la educación 😀

    Ánimos.

    • Judit Mercedes

      Muchas gracias por tu aportación Quemasda. Me parece realmente interesante la armonía con la que sintetizas SFS con educación.
      Por otro lado, estoy completamente de acuerdo contigo en que el cambio empieza por uno mismo. Esta mañana hablaba de eso precisamente en Twitter.
      Un revolucionario abrazo,
      Judit

  • Alberto Castellano

    Saludos! felicitaciones por el interesante trabajo sobre este tema, que no sólo los anglosajones presentan confusión por la etimología de la palabra en su idioma, en latinoamérica también se tiende a asumir que un soft libre es cualquiera gratuito, pero esto es por simple desconocimiento. Muchos se unen a esta “causa” tan sólo por estar a favor de la gratuidad, otros tan sólo por decir que la apoyan sin saber realmente de qué se trata, ente otros casos claro, pero más allá de eso me preocupa es cuando alguien se refiere a los códigos abiertos y la posibilidad de mejorar los programas, porque ¿cuántos realmente están en capacidad de hacerlo? para ello hay que contar con conocimientos de programación avamzados, y en nuestros días es en extremo reducido el número de programadores en comparación al número de simples usuarios, por lo que muy pocos son los que están realmente con posibilidades de aprovechar estas libertades.

    • Judit Mercedes

      Hola Alberto,
      en primer lugar, muchas gracias por tu comentario.
      Estoy de acuerdo contigo en lo que comentas. Actualmente son pocos los que tienen conocimientos sobre programación y, por tanto, son pocos los que pueden participar del movimiento. Esta es la segunda parte del artículo que, aunque no está escrito, es a donde quiero apuntar: la necesidad de introducir programación dentro de las escuelas, ya que la informática no se reduce a una mera cuestión ofimática, sino que es algo mucho más grande.
      Gracias por traer esta reflexión al blog.
      Un saludo,
      Judit

  • Miguel

    Un interesante artículo. Ciertamente la diferencia entre Libre y abierto es filosófica. Es verdad que la confusión de libre y gratuito se da sobre todo en el mundo anglosajón. De ahí que se le denomine Free/Libre Software. Y señalar que es posible hacer negocio con Software libre, que éste no significa el final de la posibilidad de ganar dinero ya que el negocio se encuentra no en las licencias sino en los servicios, que es hacia donde se encamina, en mi opinión, el mundo de la informática de manera inexorable. Quizás deberías haber mencionado las licencias de distribución de este tipo de software para garantizar que siga siendo abierto y libre: Copyleft, GNU General Public License (en sus diferentes versiones y adaptaciones), creative commons, OSL, etc.

    • Judit Mercedes

      Gracias Miguel por tu aportación.
      Tomo nota de tu sugerencia y me parece interesante para un nuevo artículo en el que detallaré justamente el tema del Copyleft (tema de relevancia suficiente para un artículo propio). Ciertamente, cuando escribí este artículo no se me ocurrió, pero sus implicaciones en el área del conocimiento son interesantes para el propósito de mi blog. Así que gracias 😉
      Judit

      • Miguel

        Gracias a tí por el trabajo de redactar el artículo, que siempre es un esfuerzo; y también por hacerlo de la manera clara y coherente en que lo has hecho. Yo soy un convencido del Free/Libre Software, pero cuando trabajas en el mundo de la tecnología en la empresa te das cuenta de que no siempre es posible ni fácil. Un saludo y suerte.

  • ignacio tejada valdes

    Gracias por la explicación de Software libre, mejor imposible!!! Hace unos días voté para que el software libre se tuviese en cuenta para ser Premio Príncipe de Asturias, creo que será el futuro cercano en empresas, instituciones y enseñanza. Efectivamente es una herramienta que democratiza.

    • Judit Mercedes

      Hola Ignacio,
      aunque muchos lo nieguen, estamos en un cambio de estado. Poco a poco cobramos conciencia que nuestros estados modernos son insostenibles y empezamos a formular nuevos modelos de estado sostenibles. El Software Libre juega un papel clave en todo este proceso de cambio, y su contribución puede ser decisiva, a parte de necesaria. Gracias por tu aportación 🙂
      Judit

Tu opinión es importante para nosotras

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

aula edem

Psicologia i educació emocional

A %d blogueros les gusta esto: