Una realidad escolar exclusiva

A menudo los gurús nos hablan de la inclusividad como una las metas de la nueva escuela. Desde el Ministerio de Educación se nos habla de una adecuada respuesta educativa a todos los alumnos a partir de los principios de atención a la diversidad, normalización e inclusión para garantizar el desarrollo de todos, favorecer la equidad y contribuir a una mayor cohesión social. ¿Pero cuáles son las prácticas que realmente nos empujan hacia esta inclusividad?

No hace falta un análisis en profundidad para darse cuenta rápidamente de que la escuela actual es una escuela altamente excluyente. Esta exclusión, a mi modo de ver, se practica en cuatro aspectos básicos, que os explico a continuación:

Exclusión académica

Son evidentes los esfuerzos por intentar incluir a aquellos alumnos con discapacidad o aquellos otros que tienen alguna dificultad específica. Nos hartamos de adaptaciones curriculares para aquellos alumnos “que no dan la talla” sin darnos cuenta de que esta práctica no es más que un parche que no soluciona realmente el problema. Con las adaptaciones lo único a lo que nos limitamos es a bajar el nivel de aquellos alumnos especiales, dejando así de cumplir el principio de normalización al que hacíamos mención más arriba. Por un lado, generamos una ley que normaliza aquellas competencias que se consideran adecuadas haber desarrollado una vez acabada tal o cual etapa; y excluimos a aquellos que no son capaces de llegar a esa norma. Para que la exclusión no sea tan insultantemente evidente nos creernos nuestra creación a propósito de la adaptación curricular. El niño, cuanto menos, ya no se siente mal por no llegar a los objetivos, con lo que le evitamos un disgusto de aúpa, cuando, en realidad, nos hemos limitado a separar al niño en cuestión del grupo; le hemos excluido.

Exclusión emocional

Cuadros familiares, personalidades o conductas desadaptativas son algunas de las situaciones cada vez más habituales en nuestra escuela. El bullying está a la orden del día. ¿Y qué hacemos ante tal panorama? Prácticamente nada. La dejadez en temas emociones y habilidades sociales es absoluta. En todo caso, alguna escuela proyecta alguna acción en horario extraescolar, e incluso alguna escuela se aventura a incluir algún programa dentro del horario lectivo; verdaderas compilaciones de actividades desconectadas de la realidad del alumno. Copiamos el modelo de aula de las asignaturas instrumentales, con la salvedad que cambia el objeto de enseñanza. Un desastre con consecuencias nefastas: alumnos cada vez más pobres emocionalmente, cada vez más desadaptados, que al final acaban fracasando también en lo académico.

Exclusión tecnológica

Hoy está muy de moda hablar de tecnología (especialmente de tecnología 2.0), incluir aparatos electrónicos en las aulas (las escuelas se pelean por conseguir dotaciones tecnológicas)… y en todo este trajín, nos olvidamos de lo importante. ¿De qué nos vale un aparato en nuestra clase si no sabemos cómo usarlo? De nuevo, este potente artefacto se acaba convirtiendo en un segregador en la clase: aquellos alumnos que por motivos ajenos a la escuela saben usar esa tecnología y los que no. Podríamos centrarnos también en las barreras digitales que padecen aquellos alumnos que no pueden continuar disfrutando de conexión cuando llegan a su casa (no sólo se requiere de un ordenador portátil para conectarse, sino de un acceso a la red también, por decir algo evidente que las autoridades parecen no ver): se les acaba todo lo 2.0. ¿Y qué sucede cuando un ordenador portátil deja de funcionar correctamente? ¿Son los alumnos unos expertos capaces de solucionar todos los problemas informáticos derivados del aparato en cuestión? Problemas, problemas y más exclusión.

Exclusión lúdica

“Los niños son niños”, decimos a menudo. ¿Y qué hacen los niños? Los niños juegan. Sin embargo, algo que parece tan evidente y obvio se ha convertido en un problema que parece que nadie ve. El ritmo de vida de la gran ciudad ha ido eliminando paulatinamente los espacios (hablo también de tiempo) destinados al juego, los niños pasan el tiempo solos ya que los padres han de cumplir una jornada de trabajo exhaustiva… Como consecuencia tenemos un desaprendizaje lúdico impactante en los niños, hecho que, a mi entender, promueve el abuso de falsos juegos basados en la violencia. Los niños en lugar de disfrutar aprenden a chinchar.

Llegados a este punto, alguien podrá decirme que la escuela no es el espacio donde se tiene que jugar, que la escuela es para aprender. Nada más lejos de la realidad. Una escuela que potencia la educación de los niños en todas sus dimensiones no debería olvidar la dimensión lúdica. Retornando el inicio de este apartado, los niños juegan y, por tanto, el juego es el medio a través del cual aprehenden el mundo. Obviando el juego, obviamos un aspecto importante en la vida de un niño y, por tanto, le excluimos de la práctica escolar. No me extraña que vayan tan desmotivados a la escuela…

A propósito de esto último sobre lo que hablo, un experto en la Jornada DIM-Espiral 2011 ponía en relieve la importancia de acercar la educación al niño a través del juego. Interesante punto de partida.

***

Esta es parte de nuestra realidad escolar. Ahora bien, detenerse aquí no nos ayudará a cambiar la situación. La situación no va a cambiar por arte de magia. Pero si cada uno de nosotros toma consciencia de estas exclusiones puede empezar a actuar.

¿Qué cambios crees que puedes introducir en tu aula para favorecer la inclusividad? ¿Cómo puedes colaborar en tu escuela para excluir a la exclusividad?

Anuncios

Acerca de JuditMF

Psicóloga educativa (col. núm. 19373). Educadora emocional. Psicóloga coach. Ver todas las entradas de JuditMF

Tu opinión es importante para nosotras

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Aula EdEm

¿Te atreves a diseñar tu interior?

A %d blogueros les gusta esto: