Una educación significativa

– Me llamo Karla Deez -dijo-. Ésta es mi hija Mareta.
La niña también sonreía, y por encima del respaldo del pasajero [en el vehículo] nos examinaba con grandes e inquisitivos ojos. (…)
Cuando Karla giró a la derecha, Mareta resbaló hacia la izquierda y tuvo que agarrarse al asiento para no caer. Volvió a reír. Marjorie la contemplaba con admiración.
– ¿Qué edad tiene Mareta? -preguntó a la madre.
Karla pareció molestarse, aunque el tono de su respuesta fue amable:
– Por favor, no hable de ella como si no estuviera aquí. Si mi hija fuera una persona adulta, usted se lo habría preguntado directamente.
Redfield, J. (2004). Las nueve revelaciones. Barcelona: Ediciones B.

Fue Ausubel quien utilizó por primera vez el término aprendizaje significativo para definir lo opuesto al aprendizaje repetitivo. Para este autor y sus seguidores, la significatividad del aprendizaje se refiere a la posibilidad de establecer vínculos sustantivos y no arbitrarios entre el nuevo contenido y los conocimientos previos. Así pues, aprender significativamente supone la posibilidad de atribuir significado a lo que se debe aprender a partir de lo que ya se conoce. Este proceso desemboca en la realización de aprendizajes que pueden ser efectivamente integrados en la estructura cognitiva de la persona que aprende, con lo que se asegura su memorización comprensiva y su funcionalidad. Parece, pues, justificado y deseable que las situaciones de enseñanza y aprendizaje persigan la realización de aprendizajes tan significativos como sea posible, dado que su rentabilidad es notable. ¿Cierto?

Gareth Mills, en la pasada edición del Global Education Forum, nos hablaba de la necesidad de diseñar una nueva educación plena de significado, atractiva y profunda. Una educación, decía, basada en la autoconfianza, la automotivación, la flexibilidad y la iniciativa, la resiliencia, la integridad, el conocimiento, el espíritu crítico, la creatividad y la imaginación, las habilidades sociales y emocionales… Pero para que esto sea posible, la escuela debe dar confianza, motivar, ser flexible, ofrecer posibilidades para la autosuperación, enseñar a formular preguntas a partir de la creatividad, emocionar y sociabilizar.

Sin embargo, en una educación dirigida como la que impera hoy día desarrollar estos aspectos resulta una tarea difícil; más bien al contrario, el statu quo de la escuela condena a las personas a un espíritu pobre, desmotivado, rígido, acrítico, y con pocas posibilidades de realmente aprender a resolver los problemas reales. La escuela de hoy, un régimen institucional unidireccional, jerárquico, anacrónico y totalmente descontextualizado al ritmo y estilo de vida fuera de la escuela, limita a los alumnos en lugar de ofrecer alternativas, homogeneiza haciendo pasar a todos por el mismo rasero. Más allá de la escuela, en las familias y en el entorno social y macrosocial, tratamos a los niños y a las niñas como si NO fueran personas, sin derecho a escoger libremente qué aprender, sin derecho a poder vivir su vida de la forma que más le apetezca.

¿Por qué? ¿Porque tenemos miedo de que no sean capaces de hacerlo bien? ¿Acaso proyectamos nuestros fracasos en nuestro alumnado, pensando que si no los dirigimos cometerán los mismos errores una y otra vez? ¿Acaso pensamos que si no fuimos capaces de autoresponsabilizarnos de nosotrxs mismos en etapas primarias, tampoco lo van a saber hacer ellxs?

Pero, ¿qué pasaría si un día decidiéramos dar un paso y empezáramos a tratar a los niños y a las niñas como si fueran personas? Entonces podríamos empezar a ofrecerles una ayuda valiosa con la meta última de imprimirles el sentimiento de que ellos pueden cambiar su vida, su comunidad y el mundo. A través de ellos podemos imaginar otra realidad posible. ¿Por qué no?

¿Cómo debemos utilizar, pues, el tiempo y el espacio en las nuevas formas de pedagogía?

Como arquitectos de la nueva educación, dice Mills, debemos plantearnos enseñar menos y aprender más como excelente estrategia de resolución a los problemas reales que hoy día acucia la escuela; asumir nuevos roles donde los alumnos hagan de profesores y los profesores hagan de facilitadores. Para el autor, estos son tres los ejes claves que debemos tener en cuenta a la hora de formar nuevos modelos educativos:

  • Being the best you can be! Los alumnos deben ser lo mejor de sí mismos, y la escuela debe brindarles la oportunidad de serlo a través de una educación que les potencie y no los reprima.

  • Believing. Los alumnos deben desarrollar sus creencias basadas en las posibilidades de cambiar sus propias vidas, de sus comunidades y del mundo.

  • Belonging. Los alumnos deben llenarse del sentimiento de pertenencia en la escuela, lejos de la fractura que hoy en día se produce en los sistemas educativos, descontextualizados con los entornos propio de los alumnos.

Debemos empezar a ver a los niños y a las niñas como lo que verdaderamente son: puntas de lanza en la evolución que nos hace progresar. Pero para que aprendan a evolucionar necesitan nuestra energía sobre una base incondicional y constante. Lo peor que se les puede hacer es drenar su energía constructiva mientras les reprendemos por no seguir los parámetros de un mundo que para ellos no existe. Esto es lo que genera en ellos estancamiento y pobreza de espíritu, que tienen como consecuencia problemas emocionales, sociales y de desarrollo en general. Si independientemente de la situación les damos la energía que necesitan, evitaremos estas manipulaciones inducidas y volveremos a abrir las posibilidades evolutivas. He aquí por qué hay que incluirles siempre en las conversaciones, especialmente si las conversaciones se refieren a ellos. Y sabemos que esta conversación a propósito de la educación les atañe. ¿Por qué no abrir las puertas del debate a los niños y niñas, pues? ¿Qué tienen que enseñarnos?

Anuncios

Acerca de JuditMF

Psicóloga educativa (col. núm. 19373). Educadora emocional. Psicóloga coach. Ver todas las entradas de JuditMF

5 responses to “Una educación significativa

Tu opinión es importante para nosotras

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Aula EdEm

¿Te atreves a diseñar tu interior?

A %d blogueros les gusta esto: